Home > Editorial > Peatonalizar ¿para qué y para quién?

Peatonalizar ¿para qué y para quién?

En diversas ocasiones en los dos últimos años en las páginas de Centrópolis hemos hablado sobre la peatonalización de algunas calles del centro de nuestra ciudad. En la edición 200 de agosto de 2015 reseñamos el foro realizado por Corpocentro con los entonces candidatos a la Alcaldía, donde los seis aspirantes estuvieron de acuerdo en la necesidad de fortalecer la movilidad peatonal en esta zona.

En julio del año pasado expertos como el arquitecto Luis Fernando Arbeláez expresaban en este periódico sobre la peatonalización de La Playa: “se trata de construir una ciudad para el disfrute y el goce, donde la cultura sea el eje articulador. Para eso es necesario hacer rescate de las zonas donde se agrupan los teatreros, que deben recibir tratamiento de tráfico calmado”.

En ese mismo sentido, en la edición 196 de abril de 2015, el entonces coordinador de la Maestría en Procesos Urbanos y Ambientales de la Universidad Eafit y hoy Concejal, Daniel Carvalho, expresaba: “En el centro no tenemos espacios para crear un gran parque pero sí podemos peatonalizar algunas calles como La Playa. En diciembre pasado se demostró la buena acogida de esta avenida para el peatón. Al hacer pequeñas intervenciones urbanas logramos crear un circuito de espacio público y conectar el parque San Antonio con el Parque Berrío y el Parque Bolívar, de manera peatonal”.

Sin embargo, no todas han sido voces a favor. En la edición 214 de noviembre del año anterior, Valentina Arredondo, directiva de la Asociación Gran Manzana comentó en estas páginas sobre la situación del corredor de Junín: “…estamos invadidos de venteros no autorizados, eso está alejando a los clientes y bajando la categoría de la oferta comercial. Faltan guardas de tránsito porque la gente en bicicleta y en moto transita y se parquea como si nada. Hasta venteros de los módulos fijos, ante la falta de control, están haciendo lo que quieren con esos espacios, subarrendándolos y poniendo mercancía afuera.”

En el mismo sentido han comenzado a pronunciarse los habitantes de La Playa, a quienes les preocupa la poca socialización del proyecto de peatonalización de esta importante avenida, pues consideran que se incrementarán los problemas de habitantes de calle, ruido, drogadicción y ventas ambulantes.

Desde Corpocentro y Centrópolis estamos de acuerdo en que la peatonalización de algunas calles en el centro traerá beneficios ambientales y de movilidad para los ciudadanos. Nos preocupa eso si la sostenibilidad de esos espacios para el disfrute ciudadano, pues en los últimos años se ha demostrado que la poca eficacia de la autoridad para controlar el abuso en la explotación del espacio público. Por ello vale la pena preguntarse ¿Peatonalizar para qué y para quién?

Urge entonces reinventar el modelo de control y gestión del espacio público en la ciudad, el cual hoy es ineficiente y ha perdido toda la credibilidad ante los comerciantes formales, venteros ambulantes y comunidad en general. Esta es una tarea primordial antes de entregar nuevos espacios públicos y corredores peatonales. Carabobo y Junín son solo dos ejemplos de lo que no debe volver a suceder, pues pasaron de ser lugares atractivos y de disfrute a verdaderos mercados persas donde no hay ley.






Un comentario en “Peatonalizar ¿para qué y para quién?

  1. ¿Será que pensamos “combatir” el desempleo, facilitando aún más la saturación de los venteros callejeros y los “combos”, que a la postre resultarán los más beneficiados con la tan cacareada “peatonalización” del Centro de Medellín? ¿Habremos pensado en la magnífica inventiva de las “BICI-AMBULANCIAS” para atender las urgencias médicas de los habitantes del Centro?, De otro lado, ¿será que la mejor manera de “atacar” la contaminación del Centro es continuar con la TALA DE LOS ÁRBOLES de la Avenida La Playa y, antes de pensar en reemplazarlos por otros, continuar con el “magistral” plan de continuar con la cementización de todo el sector? Ahí les dejo estas pequeñas inquietudes… Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *