Home > Comunidad > Código de Policía: ahora sí a pagar por las infracciones

Código de Policía: ahora sí a pagar por las infracciones

Los seis meses de pedagogía sobre esta norma nacional de convivencia llegaron a su fin el 1 de agosto. Comparendos con sanciones económicas comenzaron a imponerse.

 

Por Alexander Barajas Maldonado

El nuevo Código de Policía tiene como intención regular la convivencia entre los ciudadanos. En principio las multas fueron pedagógicas y aunque generaron polémica, según sus impulsores, tenían el propósito de familiarizar a las personas con la nueva normativa. Desde agosto las sanciones podrán ser económicas y la Policía de Medellín ya está preparada para aplicarlas.

Consultado sobre lo que aportará a la cotidianidad de Medellín la entrada en vigor de las sanciones que contempla el nuevo Código de Policía, el secretario encargado de Seguridad y Convivencia, Andrés Felipe Tobón Villada, destacó la oportunidad que se abre para que “el ciudadano recupere la confianza en que sus quejas serán atendidas y resueltas”.

Solamente en temas relacionados con ruido, por ejemplo, el año pasado se recibieron 48.000 quejas y poca mejoría se ha podido percibir, sobre todo en los 50 sectores identificados como más problemáticos, varios de ellos en la Comuna 10. La esperanza para que dicha percepción ciudadana cambie, en ese y otros aspectos, está en la aplicación de las multas establecidas en la nueva norma.

El plazo venció, pero ¿cómo se preparó la ciudad para la implementación? En primer lugar, los 9.500 agentes de Policía de Medellín (cerca de 300 en servicio desde la Estación Candelaria, divididos en los 44 cuadrantes del centro) ya están facultados para expedir ordenes de comparendo por cualquier contravención que afecte la convivencia.

Ni “datafonos” ni “body cam”,por ahora

En su momento se habló de que estas citaciones se expedirían electrónicamente, pero por ahora no será así. “Los policías e inspectores de policía podrán diligenciar a mano, en talonarios, estas órdenes de comparendo. En el futuro, seremos la primera ciudad en hacerlo electrónicamente, con impresoras portátiles y elementos similares a datáfonos, pero todavía no podemos decir desde cuándo, porque falta que la Dirección de Telemática de la Policía defina las condiciones de software y hardware necesarias para conectarse con el futuro Registro Nacional de Medidas Correctivas”, explicó Tobón Villada.

También se llegó a hablar de que cada policía en Medellín tendría dentro de su dotación una “body cam”, cámara adherida a su uniforme, que sería manejada por un centro de control y grabaría todo procedimiento para mayor transparencia y garantía de las partes involucradas. Pero eso tampoco lo veremos, por ahora. “Estamos haciendo el estudio técnico y de viabilidad financiera”.

De cualquier modo, los uniformados pueden usar sus propias cámaras de celular u otras, al igual que el ciudadano que esté siendo objeto de un procedimiento. “El Código de Policía y Convivencia faculta que eso se haga, es un derecho y ningún agente puede oponerse a ello, eso debe quedar claro para todos. Es una garantía para cada parte”, agregó el Secretario.

La parte operativa será similar a las órdenes de comparendo que tramitan los agentes de tránsito, tanto así que todas las emitidas por Código de Policía serán tramitadas en un solo punto: La Casa de Justicia de El Bosque (cerca de la ciudadela de la Universidad de Antioquia). Allí, en el segundo piso, funcionarán cinco inspecciones de policía dedicadas exclusivamente a atender estas comparecencias.

“El supuesto infractor -como con los comparendos del tránsito- podrá solicitar la resolución con la multa respectiva, que brindará plazo de 5 días para pago con descuento del 50%. Si no está de acuerdo con la sanción, puede pedir una audiencia ante el inspector para presentar sus descargos”, confirmó Andrés Tobón.

El artículo 155 del nuevo Código de Policía y Convivencia exige que todo municipio cuente con un Centro de Traslado por Protección “como espacio destinado para proteger a los ciudadanos que puedan poner en riesgo su vida o la de terceros, perturbando la sana convivencia”. La Policía podrá trasladar allí a quien considere esté alterando la convivencia o sufra un evidente riesgo contra su integridad por parte de otros. En este lugar podrá permanecer hasta por 12 horas. Desde la Secretaría de Seguridad afirmaron que se construirá un nuevo espacio. Entretanto, prestará esa función la actual Unidad Permanente de Justicia (UPJ).


Rescate de lo público

El Código de Policía define sanciones económicas desde $98.360 hasta $786.880 para acciones como no recoger las heces de las mascotas y hacer necesidades fisiológicas en la calle, respectivamente. Demasiado ruido que afecte a los vecinos da para multa de $393.440, al igual que agredir físicamente a otro. Beber alcohol o drogarse en espacio público amerita correctivo por $196.720. Acciones como sacar la basura fuera de horario acarrea participar en programas comunitarios o actividades de convivencia.


Comparte



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *